Partes de un clarinete | Cómo está conformado un clarinete

Si quieres aprender cómo tocar el clarinete con facilidad, debes fijarte en cada pieza de este instrumento musical. De hecho, así lo puedes desmontar cómodamente y ensamblarlo cada vez que quieras tocarlo. Quédate a conocer todas las partes de un clarinete como la boquilla, campana, cuerpo y barrilete.

Boquilla del clarinete

Boquilla del clarinete

Básicamente, una boquilla es por donde el instrumentista o músico sopla para emitir las notas del clarinete. Todo lo que la conforma, abertura, paredes, techo, tabla y bordes, se modifica con el fin de obtener distintos tipos de sonidos, timbres, resonancias y vibraciones.

23,04€
24,64
disponible
2 Nuevo Desde 23,04€
A partir de mayo 18, 2021 6:25 am
Amazon.es
Envío gratuito

Su abertura se encuentra en forma de bisel, creado para una mayor comodidad al embocar el instrumento. Además, consigues las boquillas en diferentes materiales como ebonita y cristal. Por otra parte, el boquillero o chapuzón es una pieza complementaria que la protege cuando no se utiliza.

Partes de un clarinete: El barrilete o barril

El barril es una de las partes del clarinete donde dependen los ajustes de afinación, también su calidad sonora. Esto se realiza gracias a su forma cilíndrica y apenas abultada por el exterior. Además, funciona como pieza de articulación, pues al conectarlo con otra parte se arma el clarinete. El tamaño del barrilete oscila aproximadamente entre los 64 a 67 mm.

Cuerpo de un clarinete: Superior e inferior

Entre los instrumentos musicales el clarinete se destaca por contener un cuerpo superior e inferior, el cual es parte de su mecanismo acústico. Su fabricación, acabado interno, herramientas empleadas y perforaciones adquieren un papel importante al momento de producir el sonido del clarinete.

Asimismo, con estas partes de un clarinete se evita una excesiva acumulación interna de agua, además del desgarro de la madera. Por otro lado, el músico o instrumentista coloca su mano izquierda en el cuerpo superior y la derecha en el inferior.

Campana de un clarinete

También es conocido como pabellón y es una pieza que evita amplificar el sonido del clarinete, por el contrario de otros aparatos musicales. Más bien cumple la función de unificar los tonos, para luego producir las notas con sonidos más graves. Posee la forma de un cono y se talla en diminutos bloques de granadilla o ébano. La zona alta mide 40 x 40 mm y su parte baja 65 x 65 mm, con una altura de 12 cm.

Llaves y anillos: Partes de un clarinete

Son un grupo de botones y palancas ubicadas en el cuerpo que funcionan juntas para cerrar y destapar las aberturas del instrumento. De esta manera, se altera el paso del aire y cambian las notas musicales. Depende de los tipos de este instrumento será la cantidad de llaves. Por ejemplo, el clarinete francés presenta 17 llaves y 6 anillos, mientras que el alemán exhibe 22 llaves y 5 anillos. Están elaboradas a base de níquel, latón, baño de plata u oro.

Piezas clave para el buen funcionamiento de este instrumento

Piezas clave para el buen funcionamiento de este instrumento

Igual que cualquier instrumento musical el clarinete presenta piezas internas o externas con funciones específicas. De hecho, la mayoría modifica el sonido del instrumento, otras sirven para la comodidad del clarinetista y algunas sirven en trabajos mecánicos. Checa la función de cada uno:

  • Corchos: Con ellos equilibras todas las llaves para que el sonido no sea demasiado claro u obscuro.
  • Zapatillas: Trabajan para que salga el aire por la campana al cerrar los agujeros del tubo.
  • Pivotes: Los pivotes retienen las llaves con los tornillos y establecen los muelles.
  • Soporte: Es un apoyo para el dedo pulgar derecho.
  • Caña: Es una pieza que le aporta calidad al sonido, va unida a la boquilla mediante una abrazadera.

En conclusión, las partes de un clarinete son la boquilla, barrilete, campana, cuerpo superior e inferior. Por otra parte, hay piezas adicionales como los corchos, espigas, zapatillas y cañas, cuya función es variar la sonoridad y aportar comodidad de uso al instrumento.